Artículo

2 de abril: Día Mundial de Concientización sobre el Autismo

, Author

En el año 2007, las Naciones Unidas declararon esta fecha con el objetivo de dar visibilidad a las personas con autismo y generar conciencia en las instituciones y la sociedad para favorecer la inclusión.

El trastorno del espectro autista (TEA) es una afección neurológica y de desarrollo que comienza en la niñez y dura toda la vida. Si bien no se conocen sus causas, las investigaciones sugieren que tanto los genes como los factores ambientales juegan un rol importante. Afecta cómo una persona se comporta, interactúa con otros, se comunica y aprende. Este trastorno incluye lo que se conocía como síndrome de Asperger. Se lo llama “trastorno de espectro” porque diferentes personas con TEA pueden tener una gran variedad de síntomas distintos, siendo los principales las dificultades para comunicarse o interactuar (por ejemplo, evitar el contacto visual y querer estar solos) y tener comportamientos repetitivos (como ordenar cosas o repetir frases una y otra vez).

Llegar al diagnóstico exacto suele ser difícil debido a que no existen pruebas médicas y este se alcanza observando el comportamiento del niño y los tratamientos que estimulen su desarrollo desde la edad temprana, son fundamentales.

El azul y el rompecabezas como representación del Autismo

Existe un motivo principal por el que el color azul es el representante del autismo: es porque el azul es el color del mar que, como las personas con autismo, normalmente está calmado y tranquilo, pero en ocasiones su conducta puede descontrolarse. También se dice que, igual que el mar, las personas con autismo albergan un mundo interior muy rico que todo el mundo quedaría fascinado al conocer.

La pieza de rompe cabeza es el otro gran símbolo del autismo y tiene dos interpretaciones:

  • Las personas con autismo, igual que las piezas de un rompecabezas, necesitan rodearse de las otras piezas para poder adaptarse.
  • Representación de la diversidad: todas las piezas de un rompecabezas son distintas, pero ninguna es más ni menos que las otras. 

Antonella, artista de Las Ilusiones

Anto se sumó a la Compañía en 2019 y participó en “Peter Pan”, estuvo dos años en canto (en las clases virtuales del programa Conectados) y este año volvió a las clases presenciales en la sede de Ballester, a danza teatro. Quisimos que Paula, su mamá, nos cuente un poco más de Anto.

“Anto es una adolescente de 18 años, muy cariñosa y tierna. Cursa su último año de secundaria junto a un hermoso grupo de amigas que la acompañan desde jardín de infantes. Fue diagnosticada con TEA a los 2 años y medio y, a partir de ese momento, recibió tratamiento psicopedagógico.
Ama cantar, mirar videos, escuchar música, ir a recitales de sus bandas favoritas como Soda Stereo, Coldplay y Huellas. También adora ver espectáculos de jazz, le encantan los gatos y los días de sol..

Como familia tratamos de alentarla a realizar actividades relacionadas con el arte. Es así que, a través de las redes sociales, conocimos a Las Ilusiones y nos acercamos con el fin de darle a Anto la oportunidad de encontrar un espacio donde socializar, que la ayudara a expresarse y donde pudiera perfeccionar sus talentos.
Las Ilusiones le brindó a Anto la confianza, el apoyo y el profesionalismo necesarios para poder abrirse y demostrar cualidades sociales que nunca antes había demostrado, como aprender a valorar el esfuerzo del otro, además de darle la oportunidad de expresarse como artista.
Agradecemos enormemente este espacio que nos permitió transmitir nuestra experiencia y también el acompañamiento y respeto que nos han brindado como familia”.

En este video disfrutamos de Anto cantando en la clase de Conectados.

Desde Las Ilusiones entendemos que todas las personas podemos ser calmas y cambiantes como el mar y que necesitamos de los otros que nos acepten y nos acompañen en nuestro andar. Todos somos una pieza fundamental en este gran rompecabezas de la vida.

1 Reply to “2 de abril: Día Mundial de Concientización sobre el Autismo”

  1. Hola, soy Gabriela, mamá de Julián Grasso. Hace unos años Juli y Anto trabajaron juntos en el consultorio de Maria Laura Odero. Ellos disfrutaron mucho de sus encuentros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.